Sin imágenes

virgen alcazarFervor y devoción de los baezanos hacía su Excelsa Patrona, Nuestra Señora del Alcázar, en las diferentes tardes de novena, en donde la Madre de todos los baezanos, recibe las oraciones, plegarias y acciones de gracias de todos aquellos que cifran su mirada en la mejor de las nacidas.

La tarde del quinto día de novena, estuvo dedicada a los militares hijos de Baeza, donde la comunidad cristiana de la ciudad, pidió el amparo y la protección de la Virgen del Alcázar para todos aquellos que día a día, ponen su vida al servicio de la patria y sus ciudadanos.

“Lleno hasta la beltrana”  en una Parroquia de Santa María del Alcázar y San Andrés Apóstol, que quiso presenciar como un hijo ilustre de Baeza, puso todo su ser en manos de la Reina de nuestros campos y lomas. Así, en dicha celebración,  el Teniente Coronel  Francisco Herrera Cruz, ofreció a nuestra amadísima Patrona la Encomienda de la Real Orden del Reconocimiento Civil a las Víctimas del Terrorismo, como signo del amparo y maternal protección que nuestra Santísima Madre ofrece a sus hijos.

La Santa Misa fue presidida por el M .I.. José López Chica, Canónico de las Catedrales de Baeza y Jaén, quien con gran celo apostólico, está predicando en este año la novena en honor a la Virgen del Alcázar. Durante su homilía, López Chica, destacó la figura de María como Alcázar y Fortaleza, como Reina de la Paz. Desde la antigua colegiata, mirando el arco de Santa Ana, donde quedan los escudos de los hijosdalgos que repoblaron la noble Baeza, instó a los baezanos con gran celo; mirad, ahí está vuestra historia, vuestras raíces, vuestra grandeza.

En el momento de la acción de gracias, el Teniente Coronel .Fancisco Herrera Cruz, ofreció a la Virgen del Alcázar,  la Encomienda de la Real Orden del Reconocimiento Civil a las Víctimas del Terrorismo, accediendo al camarín de la Virgen, junto al clero y la hermana mayor tras su ofrecimiento en el altar mayor y bendición.Momento de gran gozo y emoción para la Iglesia de Baeza y para la Real Archicofradía fue el momento en el que el Teniente Coronel, impuso la medalla a la Madre de Dios, todo ello entre el calor, los vítores y los aplausos de los hijos de Baeza y los sones del himno nacional.

Finalizó la celebración, con el canto del himno a la Patrona, estando la capilla musical a cargo en dicha celebración por la Banda de Música de Baeza.:: José García Checa