Sin imágenes

fotonoticiaEl Centro de Información Juvenil (CIJ) de Baeza ha diseñado una campaña digital de sensibilización educativa dirigida al alumnado para diseñar para que desistan de usar "chuletas" en los exámenes, una vez que durante el estado de alarma han pasado de su rutina de clases presenciales en los centros educativos a  recibir en casa clases y actividades online, incluidos los exámenes.

Bajo el lema, 'La chuleta no es la solución', el CIJ de Baeza busca sensibilizar y concienciar al alumnado, a partir de 14 años, para que no echen mano de este método que esde tiempos inmemoriales viene siendo utilizado por los estudiantes en los exámenes.

El  profesoreado es consciente de que, en cada examen, un número determinado de alumnos intentará utilizar métodos  "fraudulentos" para demostrar que tienen unos conocimientos que en realidad no poseen y el examen se convierte  "en una competición de astucia por parte del alumnado y el profesorado.

 "Lo único que pretendemos es que sean conscientes de que al final la 'chuleta' puede ser el método más directo al suspenso y que no merece la pena arriesgarse", ha señalado Arroyo.

Con la llegada de la tecnología, las 'chuletas' han ido evolucionando. Al principio fue un proceso muy tímido, que consistía básicamente en comprarse un bolígrafo de tinta invisible al ojo humano, que solo se puede observar aplicando el halo de luz ultravioleta que incluye el propio bolígrafo, después llegaron las gafas con reflectores ocultos en las lentes y posteriormente los “pinganillos” o sistemas de transmisión remota. 

Algunos métodos resultan caros para  los estudiantes. Este es el motivo por el que acuden a otros dispositivos que están más a su alcance, como las cámaras digitales de sus móviles o el bluetooth.

"El estado de alarma ha fomentado la creatividad entre nuestros jóvenes sobre la chuleta digital”. El poder jugar con los puntos muertos en la habitación con la webcam del ordenador para poder poner los apuntes, y leerlos sin que el profesor o profesora pueda verlo, aplicaciones móviles que te dan soluciones a problemas matemáticos al instante o 'influencers' que dan consejos y trucos para aprobar un examen online han sido algunos de los métodos utilizados por los jóvenes en este confinamiento.

La última moda es la utilización de aplicaciones como el Whatsapp, pero también se abren con otros dispositivos móviles como es el caso de los relojes inteligentes o smartwatch o las pulseras de actividad o smartband, ya que se dispone de aplicaciones de comunicación, conectividad por Bluetooth… a través de los que se pueden recibir las respuestas del examen igualmente.

Conscientes de esta irrupción de las nuevas tecnologías como elemento de ayuda externa a la hora de realizar los exámenes son muchos los centros educativos que se han visto obligados a tomar medidas, como la instalación de detectores de telecomunicaciones o de inhibidores de frecuencias, o localizadores de bluetooth que imposibilitan el uso de teléfonos móviles. 

Por todo ello, desde el Centro de Información Juvenil de Baeza, han lanzado esta campaña digital para fomentar y sensibilizar al alumnado para que 'dejen la pillería y aprovechen la gran oportunidad de aprender y adquirir conocimientos que le servirán para el futuro ser mejores'.