El Tiempo

Busqueda

alcaldesa de baezaPasados cien días desde que la candidatura socialista, encabezada por Lola Marín, asumiera la responsabilidad del Gobierno baezano, la nueva alcaldesa ha hecho balance de estos algo más de tres meses y ha adelantado a ‘Baeza Comarcal’ lo que será el futuro de su mandato. Un alegislatura que, tal y como ella misma ha resaltado, tendrá como prioridad absoluta la generación de empleo.

–¿Qué supone para usted ser la primera alcaldesa de la ciudad de Baeza?
–Es un honor inmenso. Si ya de por sí es un orgullo ser alcalde o alcaldesa de tu ciudad, ser la primera regidora de Baeza, una localidad con una referencia histórica tan importante, una cultura y un patrimonio tan extenso, es todo un honor. Creo que es de las mejores consideraciones que pueda obtener un baezano. Ser la primera alcaldesa es un logro y una satisfacción; pero no es un logro personal, sino que es fruto del trabajo y la apuesta decidida de los hombre y mujeres de mi partido y de esta sociedad que han sido capaces de no hacer distinciones entre sexos, y sí de identificar quién podía ser el mejor o la mejor para poder asumir esta responsabilidad durante los próximos cuatro años.
–¿Cuáles han sido las claves para que los ciudadanos hayan vuelto a depositar su confianza y su voto en el PSOE?
–Las claves han sido varias. Por un lado, porque el anterior alcalde ha hecho una magnífica gestión, superando todas las expectativas en tiempos tan complicados. Hemos tenido al mejor alcalde con un grupo muy bueno en las circunstancias más desfavorables de la democracia. Esto ha sido un aval para quienes hemos sucedido a Leocadio en una candidatura nueva. Pero además, hemos sido capaces de conjugar un grupo de personas que suman unos ingredientes muy importantes: la incorporación de tres personas muy jóvenes, cualificadas y con muchas ganas y la experiencia de quienes ya estábamos en el equipo de Gobierno. Ha sido una lista muy motivadora. Los baezanos han visto un cambio importante hacia la juventud y la regeneración. Ha sido un soplo de aire fresco. Y por supuesto, por nuestro proyecto de ciudad.
–¿Cómo definiría ese proyecto?
–Nosotros hemos presentado un proyecto muy realista. Si recuerdas el programa electoral, no es un libro lleno de intenciones y con mucha prosa, sino una serie de medidas muy concretas en las que hemos querido reflejar cuáles son nuestros mínimos. Queremos cumplir con esas medidas, aunque sabemos que luego surgirán muchas más. Aún así, con la participación de todo el mundo y con la apuesta clara de que nuestra prioridad es la gente y sus necesidades, estamos seguros de que podremos dar respuesta. Por lo tanto, hemos confeccionado un programa realista, asequible y confeccionado con la gente.
–¿Cuál es su gran prioridad para este mandato?
–El empleo. De hecho, debería ser la gran prioridad de todos los gobiernos y en cualquiera de las administraciones. Pero no hablo del empleo como una agencia de contratación. Yo no quiero que cuando termine mi mandato, este Ayuntamiento haya sido el que más jornales haya dado. Yo quiero que este Ayuntamiento y esta ciudad sean capaces de generar la ilusión suficiente en los emprendedores y empresarios para apostar por Baeza. Además, entre todas las administraciones tenemos que crear esas situaciones excepcionales para que esta comarca, y sobre todo entre las ciudades de Úbeda y Baeza, seamos capaces de atraer al sector productivo de la provincia y convertirnos en su epicentro.
–¿Cuáles son las líneas a seguir para lograr esta generación de empleo?
–Tanto Úbeda como Baeza tenemos dos potencialidades que, además, se diversifican y son generadoras de empleo. Por un lado, tenemos la agricultura y el aceite de oliva, con inmensas posibilidades. Ya hemos conseguido el hito de ser la ciudad con más producción a nivel mundial, y ahora necesitamos especializarnos. Tenemos que reconvertir el sector, apostando por la calidad y aprendiendo a comercializar. De esta forma, podremos explorar zonas poco explotadas, como el oleoturismo, el turismo de congresos relacionado con la agricultura o el estudio médico a través del aceite de oliva. Creo que no somos conscientes del universo tan grande que tenemos y de nuestra potencialidad, con empresas que estén por debajo de los subproductos del olivar, aún sin explotar, o con otras relacionadas con el envasado y producción del aceite de oliva.
–¿Y la segunda?
–Nuestro patrimonio. Nuestra ciudad, tiene que ser capaz de canalizar el consumo de cultura y patrimonio para que el sector servicios y el de turismo sean también generadores de empleo y oportunidades. Tenemos que ser conscientes de que nuestra situación geográfica, como centro de la provincia y lugar de encuentro entre autovías, nos debe convertir en un gran puerto seco.
–De todas las medidas que contempla su programa electoral, ¿cuáles verán la luz a lo largo de este año?
–Ya hemos empezado a construir el centro de negocios (coworking). Ésta es una prioridad para nosotros porque queremos dar la oportunidad a la gente de que creen su propia empresa. El emprendedor podrá beneficiarse de las ventajas que le ofrecemos desde la administración, que no son otras que un local para que, en cooperativa con el resto de empresarios, comparta gastos. Queremos ofrecer la infraestructura suficiente para que un emprendedor pueda comenzar su andadura. Para nosotros también es fundamental el producto turístico de la plaza de toros, que está a punto de culminar. Durante este otoño verá la luz el museo de la plaza de toros, un edificio que es un bien cultural y que queremos convertir en centro cultural para que acoja actividades diversas.
–¿En qué situación se encuentra la ciudad?
–Baeza es una ciudad media, pero con unas peculiaridades que la hacen única en toda Andalucía. Somos una de las 15 ciudades Patrimonio de la Humanidad, la más pequeña de todas, con unos 16.000 habitantes, pero que presta servicios a una población superior a los 20.000. Cuando tenemos a pleno rendimiento los tres focos de educación, como son la UNIA, La Laguna y el centro de formación de la Guardia Civil, superamos ampliamente esta cifra. Esto supone que ni pueden tratarnos como una ciudad media, ni nosotros debemos gobernar como si fuésemos una ciudad de 16.000 habitantes. Tenemos una situación económica en el Ayuntamiento relativamente cómoda, porque se ha hecho una buena gestión. Pagamos a nuestros proveedores, nuestros compromisos con los bancos y ampliamos y mejoramos los servicios. Es decir, ofrecemos todos los servicios públicos que se puedan encontrar en el catálogo de la Junta de Andalucía y que sufragan tanto el ministerio como la administración regional y, además, ampliados. Y todo ello es sostenible.
–¿Cómo ha afectado la crisis?
–Nos ha azotado una situación de crisis que ha afectado a nuestro país y a otros que nos colindan. Lógicamente, esta situación también ha tenido su repercusión en Baeza. Hemos tenido campañas de aceituna nefastas, dificultades con la Academia de la Guardia Civil porque no venían alumnos y con La Laguna. Pero en lo que hay que confiar es que en el horizonte se ven luces diferentes y seremos capaces de generar una sociedad productiva distinta de la que hasta ahora hemos tenido. La mejor visión que podemos tener de nuestra ciudad es la capacidad que tenemos de crear empleo e ilusión y, sobre todo, las potencialidades con las que cuenta Baeza con vistas al futuro.
–¿En qué situación se encuentra La Laguna?
–Nos congratulamos de que al fin la situación parece que tiene un punto de luz. La Junta de Andalucía cumplirá con su compromiso y empezará el curso. Pero insisto, queremos ser cautelosos. Sabemos que los trabajadores han vivido todo este asunto con extrema angustia, porque han sido 19 nóminas sin pagar y se enfrentaban a una situación laboral indefinida. Les honra su actuación durante tantos meses y su disposición a trabajar y al diálogo, tendiendo la mano desde el primero hasta el último para solucionar el problema. Estoy muy contenta y muy esperanzada.
–Supongo que satisfecha con el anuncio del incremento de Guardias en la Academia baezana, ¿no?
–También somos cautelosos porque no podemos olvidar que estamos prácticamente en campaña para las Generales. Espero que no sea un espejismo, ni un brindis al sol que luego no se cumpla. Para este año, la formación de la Academia contará con unas 800 plazas, entre suboficiales y guardias civiles. Pero cuando notaremos la diferencia será en 2016, año en el que se supone que cubriremos el cien por cien de la tasa de reposición. Ese es mi deseo y sé que es un reto para la Academia de la Guardia Civil, pero confío en las manos expertas de esta institución. Espero, de verdad, que estas cifras y promesas se conviertan en una realidad y volvamos a ser esa ciudad educadora que éramos, con nuestras tres grandes instituciones a pleno rendimiento. Una circunstancia que no se da en otra ciudad española.
–¿Qué supone para usted gobernar en minoría?
–Si hubiera tenido mayoría absoluta, estaría gobernando exactamente igual que ahora. Soy consciente de que la responsabilidad de gobierno está en manos de ocho personas, ocho concejales dirigidos por mí, pero la obligación de sacar esta ciudad a flote es de los 17 ediles. Estoy contando con todos los portavoces, informándoles de cuanto acontece con reuniones habituales. Espero que esta comunicación continúe así de fluida. Lo dije en el discurso de investidura y lo voy a mantener hasta el final de mi mandato: es una responsabilidad de 17 personas que se comprometieron con su pueblo. La gente ha votado y ha decidido que este equipo de Gobierno esté al frente del Ayuntamiento pero, insisto, la responsabilidad es de toda la corporación, unos desde el Gobierno y otros desde la oposición. Pero todos somos capaces de sumar y lo hemos demostrado en otras ocasiones. Los portavoces tienen las puertas abiertas del Ayuntamiento, de esta Alcaldía, para arreglar y solucionar los problemas. Tengo mucha ilusión y confianza en el trabajo que están desarrollando los cuatro portavoces.
–¿Qué lectura hace del nacimiento de nuevas fuerzas políticas que intentan hacerse un hueco también en las administraciones locales?
–Los medios de comunicación hablan de que existe desafección política. Yo creo que ahora, gracias a las redes sociales y al acceso inmediato a la información, se habla más que nunca de política. Hace unos años, estaba reservada a personas más mayores e, incluso, en generaciones antiguas, exclusivamente a los hombres. Ahora, es cuando más se opina y se habla de política, por lo tanto, a la gente le interesa. El problema es que ciertas personas, pertenecientes a grupos políticos y que han estado alternando en los distintos gobiernos de todas las administraciones, se han estado beneficiando para su interés personal. Esto ha provocado que la ciudadanía recele de ciertas formaciones políticas. Pero eso no es una condición de esas formaciones políticas, es una condición humana. Lo que no hemos hecho bien es detectar a tiempo a estas personas y ponerlas a disposición de la justicia. Afortunadamente, creo que en mi partido estamos empezando a hacer las cosas bien. En el momento que se detecte que una persona ha abusado de su posición como representante de nuestro grupo político, tiene que estar fuera del partido y en manos de la justicia. Cuando no hemos dado esta respuesta, a la gente le interesa tanto la política, que ha creado sus propias formaciones. Ni me asustan, ni es negativo. Al contrario, creo que todos sumamos y multiplicamos y que cuantos más seamos, mejor.
–¿Y en Baeza?
–En nuestro caso, cuatro han sido las formaciones que han logrado el respaldo suficiente para tener representación en el Ayuntamiento. Eso es lo mejor que puede tener el sistema democrático. Ellos son quienes tienen la oportunidad y la obligación de defender el mandato que les ha otorgado la ciudadanía. Tengo el máximo respeto a los partidos que se sientan en el pleno y, en el momento que yo me siento como presidenta, lo soy de todos los concejales. Estoy convencida de que cuantas más ideas se aporten, mejor será el resultado.
–No cree entonces en la desafección política…
–No, para nada. Además, creo que es un argumento de quienes no creen en la democracia e intentan hacer daño.
–Un problema enquistado ha sido la orujera, ¿en qué situación se encuentra?
–Quiero pensar que no hay un quiste. Existía un problema porque hay instalaciones que no tienen licencia; el Ayuntamiento abrió expediente y la empresa, en su legítimo derecho, se fue a los juzgados. Ese quiste ha desaparecido porque los diferentes juzgados, tanto en Jaén como el Superior de Justicia, ha resuelto la cuestión manifestando que el Consistorio y los decretos de Alcaldía se ajustan a derecho y que seis instalaciones carecen de licencia. Ahora bien, las puertas de este Ayuntamiento están abiertas tanto para esa empresa como para el resto de nuestra ciudad, para poder dialogar y tramitar la documentación y expedientes necesarias. Por nuestra parte jamás ha habido ningún quiste y estamos convencidos de que, una vez que la justicia ha resuelto este asunto, miraremos al futuro y buscaremos las mejores soluciones para todas las empresas de nuestra ciudad.
–¿Cómo ves las próximas elecciones generales?
–A quienes estamos en una administración local nos puede parecer que las elecciones, más allá del municipio, están en un plano secundario. Pero al final, mientras no haya un debate serio y un trabajo de fondo entre todas las administraciones para cerrar el tema de la financiación local, para nosotros el resto de comicios son iguales o más importantes que las locales. Nosotros dependemos de los impuestos del Estado, de las políticas transferidas desde el Estado a las comunidades autónomas y de las legislaciones que se hagan en el Parlamento y en el Senado. Por lo tanto, es de extrema importancia quién será el grupo político que va a gobernar nuestro país durante los próximos cuatro años.
–Al respecto, ¿qué asunto le preocupa más?
–Tenemos una espada de Damocles sobre nuestras cabezas con el tema de la Ley de la administración local, porque niega uno de los preceptos fundamentales de la Constitución española; el derecho de la administración local al autogobierno. La Ley destruye esta posibilidad y limita a los ayuntamientos con menos de 20.000 habitantes porque pretende eliminar los servicios que no son propios. Es decir, persigue destruir todos esos servicios de los que yo he sacado pecho y me siento tan orgullosa porque hacen que mis ciudadanos y ciudadanas sean iguales en derechos a ciudades con más de 20.000 habitantes. Me niego a creer que los ciudadanos de Baeza tengan menos derechos que los de Úbeda, por el simple hecho de tener menos población. Tenemos el mismo derecho a tener residencia, escuela ocupacional, casa hogar , escuela infantil, patronato, biblioteca o autobús urbano. Y eso lo hemos conseguido gracias a las políticas que hemos desarrollado durante muchos años. Pues todo eso el Gobierno central quiere eliminarlo y dejarnos solo para cortar la cinta cuando venga el ministro de turno. Y no estamos dispuestos.
–¿Y en comunicaciones?
–El Gobierno central nos niega un semienlace de vital importancia para nosotros en la A32. Somos la única ciudad Patrimonio Mundial que todavía no tiene un acceso a la autovía. Somos centro y epicentro de la provincia de Jaén y el Gobierno, con un presupuesto de más de 600 millones de euros, niega a Baeza un proyecto ya aprobado, con la cuantía adjudicada y a expensas de licitación. Es un semienlace esencial para Baeza y para la comarca, así que fíjese lo importante que es que cambie el Gobierno central y que llegue otro que no nos condene, ni nos castigue por tener otro signo político. Invito a las instituciones del Partido Popular a que convengan conmigo que cuando uno s representante de una administración, no puede tener chaqueta política, sino el traje de la administración a la que representa. Por lo tanto, en las próximas elecciones generales nos jugamos el futuro de nuestra ciudad, el nivel económico y las posibilidades de empleo de toda la comarca. Animo a la gente a que vote y participe porque sólo así podemos manifestar nuestra conformidad o reproche a lo que se está haciendo.::C.M