Sin imágenes

bartolome cruzEl concejal de Agricultura, Bartolomé Cruz, ha hecho un amplio balance del estado de salud en el que se encuentra el campo baezano. En el marco de Futuroliva, el edil ha destacado la labor de los agricultores en la comercialización, el trabajo del Ayuntamiento en el arreglo de caminos y la calidad de una feria que ha calificado como la segunda en importancia del sector.

 –¿Qué balance hace de su gestión en agricultura a lo largo de estos tres años de legislatura?

–El balance es muy positivo, en especial en lo que respecta al mantenimiento y arreglo de caminos. Hemos tenido un periodo de tiempo de sequía y el gran enemigo de los caminos es el agua. En esta última primavera sí que ha llovido bastante, los pantanos se han recuperado y contamos con agua almacenada para poder continuar con el riego, sin embargo se han deteriorado muchos caminos. El pasado 19 de marzo cayó una tormenta que afectó especialmente a muchos caminos, destrozando muchos badenes y tres de estas vías están cortadas porque son intransitables al paso de vehículos de uso agrícola. Desde esa fecha hemos estado buscando financiación y hemos declarado de emergencia estas obras.

–¿A qué obras se refiere?
–Hemos declarado de emergencia tres caminos: el camino de Banderas –por el que pasa el arroyo de los Caballeros; el Cerro del Caballo –que hay otro arroyo que lo ha cortado-; y el camino de Malpasillo -por el que pasa el arroyo de las Tres Fuentes y que también permanece cortado-. Tras el laborioso trabajo que ha supuesto declarar estas obras de emergencia, hemos pedido ayuda a Diputación que nos aportará para el arreglo de estos tres caminos 30.000 euros. Además, el Ente Provincial, a través de los remanentes, ha asignado a todos los ayuntamientos de la provincia de Jaén una cantidad y a Baeza le corresponde 37.500 euros, que destinaremos también al arreglo de estos caminos. También hemos solicitado a la Junta de Andalucía, en convocatoria por concurrencia competitiva, el arreglo del camino de Villapardillo. Es un proyecto de diez kilómetros de caminos, que cuenta con una inversión total de 250.000 euros y estamos a la espera de la resolución de la administración regional. Del mismo modo, hemos solicitado a la Diputación otra ayuda para el arreglo del camino de La Yedra –la Cañada de la Escorza-; esta intervención ronda los 30.000 euros.

–¿Y a nivel municipal?
–Este equipo de Gobierno destina al mantenimiento de caminos lo que se recauda del IBI rústico, que se traduce en cerca de 230.000 euros. Esta cantidad contempla la parte que tenemos que aportar en todas las inversiones que he mencionado con anterioridad y, además, la contratación de tres operarios que son los encargados de llevar y conducir la niveladora y acometer todo lo relacionado con el mantenimiento de caminos, como el tratamiento con hormigón o zahorra para su conservación. Es un trabajo que hacemos todos los años y creo que los caminos están en buen estado, aunque algunos se hayan deteriorado a consecuencia de las últimas tormentas, pero ya estamos interviniendo en ellos.

–Hábleme del Plan Director de Caminos.
–Hemos presentado un trabajo muy complejo que hemos realizado a través de la contratación de los Planes de Empleo +-30. Es el resultado de la labor de técnicos, ingenieros de caminos y obra civil, topógrafos, licenciados en Medio Ambiente… Un equipo multidisciplinar que ha creado el Plan General de Caminos Rurales y que ha supuesto más de tres años de intenso trabajo. Es un documento muy exhaustivo, con fichas de todos los caminos en las que se recogen su longitud, ancho, tratamiento, coordenadas, mejoras, fincas a las que afecta, drenajes longitudinales y trasversales… Este Plan divide los caminos en tres categorías. La primera es la red general de caminos que afecta a vías pecuarias. En Baeza, por su historia, tenemos la suerte de contar con muchos caminos como el de Toledo, Córdoba, Úbeda o el de Jaén; todos ellos eran vías pecuarias, más otros que son de titularidad municipal. Por otro lado, tenemos los que hemos catalogado de segunda, que son los que tienen intersección con los de primera. Y luego están los de tercera.

–¿Y el Consejo Sectorial de Agricultura?
–Con este trabajo previo, muy laborioso, vamos a crear el Consejo Sectorial de Agricultura con el que pretendemos decidir en qué vamos a invertir las ayudas de las administraciones y los recursos propios, así como estudiar la posibilidad de buscar financiación a través de contribuciones especiales. Esta medida se ha puesto en marcha en otros Ayuntamientos y la experiencia nos dice que hay propietarios que la han recurrido porque no se han hecho bien las cosas. Con este documento, que ya tenemos cuantificado, las contribuciones especiales supondría una intervención a varios años –que aún habría que estudiar- para acometer actuaciones en los caminos primarios, secundarios y terciarios, en ese orden, y afectaría al cien por cien del término municipal de Baeza. En este Consejo Sectorial participarán desde las cooperativas agrarias que hay en nuestra ciudad, hasta asociaciones de agricultores y de comunidades de regantes y los partidos políticos con representación en nuestro Ayuntamiento. Este proyecto ambicioso lo iniciamos al principio de este mandato y esperamos que esté en marcha antes de que termine esta legislatura. De hecho, este mes queremos llevarlo a Pleno.

–Cuando hablamos de caminos en Baeza, ¿a qué extensión nos referimos?
–En el término municipal de Baeza hay cerca de 300 kilómetros de caminos. Es como mantener la distancia desde Baeza a Madrid. Tenemos un término municipal muy grande, con 196 kilómetros cuadrados y es muy difícil conservarlos con algo más de 240.000 euros del IBI rústico. Con esta herramienta pretendemos buscar financiación para que todos los caminos estén acondicionados.

¿Cómo valora el trabajo del sector?
–Estoy satisfecho de cómo los agricultores, las almazaras y las cooperativas están respondiendo y trabajando en la comercialización y la mejora de nuestros aceites. De hecho, en los últimos concursos, almazaras y cooperativas de nuestra ciudad han conseguido premios y estamos entre los mejores aceites del mundo. Hemos sido galardonados en Jaén Selección que organiza la Diputación; la cooperativa El Alcázar, a través de su marca ‘Olibaeza’, y Claramunt también han conseguido premios, así como Castillo de Canena, que no es de Baeza pero la almazara sí está en nuestro término municipal y lo consideramos como un aceite nuestro. Castillo de Canena fue pionero en lo que llamamos aceites tempranos y es de primerísima calidad. Estoy muy satisfecho porque nuestros agricultores se han puesto las pilas, trabajando y centrando su esfuerzo en conseguir un aceite de calidad, comercializar y promocionar nuestros caldos para que el valor añadido se quede en nuestro territorio. Así, y aunque se vende mucho a granel, poco a poco vamos consiguiendo avanzar en el embotellado.

–¿Qué lugar ocupa Baeza en la producción de aceite?
–Tenemos una producción altísima. Baeza, si no es la primera, es de las primeras productoras del mundo y nuestros agricultores disfrutan cultivando sus olivos. Nuestro término es muy grande pero, además, nuestros agricultores tienen propiedades en municipios limítrofes e, incluso, no tan cercanos, como Villanueva del Arzobisbo, Cazorla, Jódar e, incluso, estamos llegando a Jaén y Linares.

–¿Diría, entonces, que el campo baezano goza de buena salud?
–Los agricultores de Baeza son envidiables porque disfrutan cultivando sus olivas y no escatiman ni en tiempo ni en inversiones para mejorar sus olivos. Por mi condición de Diputado, estoy visitando toda la provincia y donde más olivares de regadío hay en la provincia de Jaén es en La Loma y, concretamente, en Úbeda y Baeza. El resto es muy buen olivar, pero de secano y cuando tenemos episodios de sequía como el que hemos padecido las cosechas merman. Aquí, sin embargo, apenas lo hemos notado.

–Hábleme de Futuroliva.
–Futuroliva es la feria del olivar de Baeza y su Ayuntamiento apuesta firmemente por ella, aunque la organiza Pópulo Servicios Turísticos. Es bianual y no es sólo una muestra de maquinaria, es la feria del aceite de oliva y del olivar. Yo diría que después de Expoliva, es la más importante para el sector. En Futuroliva está implicada la Universidad de Jaén, la UNIA y la Escuela de Hostelería La Laguna. Durante su desarrollo hay muchos concursos, catas de aceite y se promociona la maquinaria más innovadora, así como los aceites tempranos, verdes y de calidad.

–¿Cómo colabora el Ayuntamiento con Futuroliva?
–Con una subvención de 10.000 euros y, además, cede todos los espacios, como es el Pabellón San Andrés, y toda la intendencia para el montaje con personal del Ayuntamiento. Esto no se cuantifica, pero es igual de importante o más que la cantidad económica.

–Además del Ayuntamiento, ¿qué otras instituciones participan en la muestra?
–La Diputación Provincial y la Junta de Andalucía colaboran también, además de Caixa Bank que es otro de los organizadores. La presencia de estas instituciones, le dan a nuestra feria un prestigio distinto al resto de muestras que existen en el territorio.

–¿Qué diferencia a Futuroliva?
–Su apuesta no sólo por el olivar, sino también por el aceite. Futuroliva comprende conferencias y jornadas en las que participa la UJA, una de las universidades que más estudia el aceite de oliva y el olivar, y la UNIA, con cursos. De lo que se trata es que toda la innovación relacionada con el aceite se trabaje también en esta feria. En otras, sólo se centran en la maquinaria agrícola relacionada con el olivar, son muy específicas. Además, no podemos olvidar que está en el centro de una provincia que cuenta con 66 millones de olivos y la gente participa desde todos los municipios.

–¿Qué aporta Futuroliva a la ciudad?
–Como concejal de Turismo, estamos apostando por el turismo de congresos que rompe la estacionalidad. Los fines de semana y fechas concretas –como Semana Santa, el puente del Pilar o la Inmaculada- Baeza está al cien por cien, pero hay que llenarla de contenido entre semana. Esta feria repercute en el olivicultor, pero también en la economía de la ciudad. Durante estos tres días, los hoteles están al cien por cien y los restaurantes se llenan. Hay un ambiente en toda la ciudad en el que se respira aceite de oliva y olivar, con gente de toda la provincia. El turismo de congresos está teniendo mucha aceptación.

–¿Qué expectativas hay de cara a esta nueva edición?
–Se están haciendo jornadas para técnicos de almazaras y, otras, relacionadas con el aceite de oliva y la gastronomía o las enfermedades relacionadas con el olivar. A día de hoy, está todo el espacio expositivo vendido y esperamos superar las 15.700 visitas de la última edición. Tenemos unas expectativas muy altas porque Baeza rezuma aceite y olivar todo el año.C:M