presenta nueva  portada  arquitectura  fimera.jpeg

Baeza, Ciudad Patrimonio de la Humanidad, reproducirá la puerta de La Luna de su Catedral para la celebración del Corpus Christi 2019. Se ubicará en la calle San Pablo y será la segunda puerta de arquitectura efímera con la que contará Baeza después de que en 2016 se levantara la del Perdón.

En la presentación han participado la alcaldesa de Baeza, Lola Marín, el diputado de Turismo,, Manuel Fernández; Pedro Narváez, miembro del Cabildo de la Catedral. La alcaldesa ha querido agradecer a la Diputación Provincial de Jaén por la financiación de esta segunda puerta, cuyo coste se sitúa en 16.000 euros.

“Cita obligada”
Desde que Baeza fuera nombrada como ciudad Patrimonio Mundial, la Diputación de Jaén, anualmente ofrece a Baeza 125.000€ de los cuales 50.000€ son destinados al pago de la cuota del Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad y 75.000€ son destinados a continuar engrandeciendo y aportando recursos para la ciudad. De este modo, un total aproximado de 16.000€ serán destinados a la realización de este proyecto de arquitectura efímera que se ubicará en la calle San Pablo a partir de este año.

Para la alcaldesa el Corpus Christi "debe ser una cita obligada no sólo para el turismo religioso sino para el conocimiento de nuestra historia y la recuperación de las construcciones efímeras que se ponían en el pasado y que se perdieron hace décadas".

La alcaldesa finalizaba dando las gracias a la Diputación Provincial de Jaén, al Cabildo de la Catedral de Baeza, al arquitecto técnico y a la empresa que realizará esta portada efímera.

Reclamo turístico
Por su parte, el diputado de Turismo, Manuel Fernández, ha agradecido la implicación del equipo de Gobierno y de la Junta Administrativa de la Catedral de Baeza por continuar engrandeciendo la ciudad de Baeza y hacer un nuevo reclamo turístico para atraer visitantes a la provincia.

Además, recordaba el acuerdo firmado en Fitur 2019 con Turespaña, en el que se abordaban nuevas iniciativas de promoción turística de la provincia para potenciar el segmento del turismo religioso con la promoción, mediante viajes de familiarización de empresas y agentes de viaje especializados en esta materia. Manuel Fernández ha explicado que este evento del Corpus Christi y sus portadas efímeras pueden ser uno de esos eventos para promocionar con las nuevas iniciativas de promoción del turismo religioso en la provincia.

“Único”
Pedro Narváez explicaba que la idea inicial parte de la Junta Administrativa de la Catedral de Baeza para buscar elementos que hicieran el Corpus Christi "diferenciado por su marcado carácter espiritual de la mano del doctor de la Iglesia, San Juan de Ávila, y único por el entorno patrimonial en el que se desarrolla la procesión y por su orfebrería".

Las puertas efímeras eran unos elementos muy utilizados durante el siglo XIX para los eventos importantes por ello, tras un estudio de tradiciones y costumbres, se decidió desde la Junta Administrativa de la Catedral de Baeza elaborar un proyecto para recuperar esos elementos de antaño. Se levantaron portadas desde el siglo XVII y esta práctica se mantuvo hasta mediados del siglo XX fecha en que se tiene constancia de las últimas instalaciones.

Pedro Narváez explicaba que existen documentos gráficos y escritos en los que se ve como en 1926 ya había portadas efímeras en la entrada de Ibros o en la calle San Pablo. "La idea es realizar las tres puertas más importantes de la Catedral: Puerta del Perdón, inaugurada en 2016 la Puerta de La Luna y la puerta principal de la Natividad de la Virgen", ha señalado Narváez.

Diseño
El diseño ha sido propuesto por la Junta Administrativa de la Catedral de Baeza y aprobado por el Ayuntamiento de Baeza, en colaboración con la Diputación provincial de Jaén quien hace posible la construcción de esta nueva portada efímera.

Se trata de una estructura sólida de poliestireno endurecido, con volúmenes y recortes rematados por columnas en sus aristas; una estructura tubular portante en el interior, cuyas medidas exteriores son de 6 metros de ancho por 9 metros de alto. El acabado se plantea con pintura especial texturizada que hará que la puerta se integre con el entorno.