Sin imágenes

cartelhornazoInmersos ya en el tiempo de cuaresma, la Tertulia Cofrade 'El Hornazo', hizo en los primeros minutos del miércoles de ceniza público su cartel anunciador de la Semana Santa de Baeza 2019, el cual, como es tradición, viene de la mano de uno de los componentes de esta tertulia de cofrades baezanos.

En esta edición, una pintura del artista baezano Fernando Curiel Palomares, llevará a todos los rincones de la geografía la pasión según Baeza, en una novedosa obra, la cual conjuga diferentes aspectos de la Semana Santa de Baeza.

Durante su presentación, el autor del cartel, describió así su obra: “acabamos de cruzar el umbral de una nueva Cuaresma, tiempo de gozo que, por tan anisadamente esperado, se escapará como un suspiro entre las hojas del calendario. Es ahora cuando el aire, la luz y el alma se transforman, preparándose para los días grandes. Es ahora cuando todo nos anuncia la llegada de una nueva Semana Santa. Nueva, única e irrepetible, que nunca ha existido y de la que sólo quedará el recuerdo cuando el Niño se recoja en el atardecer del Domingo de Resurrección”.

“Y esa es la función de este cartel, anunciar a través de las redes la llegada de lo inminente. Quisiera agradecer a todos los contertulios el confiar en este que les habla para representar en una humilde imagen lo que no se puede representar ni explicar, porque está guardado en lo más íntimo de nuestro ser. Es la expectación por lo que ha de llegar, de aquello que aún no vemos, ni gustamos, ni olemos, ni tocamos ni oímos.” 

“Una expectación simbolizada en una de las figuras secundarias de nuestra Semana Santa, el niño hebreo (Marquitos, como lo llaman cariñosísimamente en la Borriquilla) que, con la mirada en alto, presiente la llegada del Mesías y se dispone a celebrar su entrada triunfal con la palma en sus manos. Así están nuestras almas en este tiempo, inquietas, emocionadas, ilusionadas por la celebración de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor”.

“Y si las almas se preparan  en este tiempo de Cuaresma, también nuestros sentidos se disponen a revivir esas sensaciones que de forma indeleble están grabadas en nuestra memoria: el olor penetrante del incienso; el tacto de la fría plata o del suave terciopelo; el sabor del hornazo, buque insignia de nuestra tertulia; el sonido de las cornetas, las de verdad o las de nuestra infancia... Y la vista: los ojos de ese niño hebreo que observa atentamente todo cuanto acontece ante él. Ese niño es cada uno de nosotros”.

“No puedo dejar de agradecer a mi Amigo Dani el haberme ayudado con la digitalización del cartel, espero que sea del agrado de todos y que os sintáis identificado con él. Os invito a que en estos días nos hagamos como Marquitos, y esperemos expectantes la llegada del Señor. Dispongámonos a la sorpresa y al asombro, celebrando con gozo todos y cada uno de los momentos de esta nueva Semana Santa que llama a las puertas de nuestro corazón”.:José García Checa