El Tiempo

Busqueda

virgen de guadalupeLa Real Archicofradía de Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona y alcaldesa perpetua de la ciudad de Úbeda, ha organizado un amplio abanico de actos que se desarrollarán durante el mes de septiembre entorno a esta imagen, conocida también como la ‘Chiquitilla del Gavellar’.

Así, entre el 21 y el 29 de agosto, la Santisima Virgen de Guadalupe se veneró en su talla original en su Capilla de la Basílica de Santa María de los Reales Alcázares. Del mismo modo del 30 de agosto al 7 de septiembre, tendrá lugar la tradicional novena,con en santo rosario rosario a partir de las 20.00 y la ecuarestía a las 20.30 horas, presidida por Jesús Monforte, y contará con la participación de la Coral Virgen de Guadalupe (Hermana Honoraria de la Real Archicofradía), que interpretará el himno de la Patrona.

La novena estará predicada por el reverendo Antonio Vela Aranda, Arcipreste de Úbeda, Rector de la Basílica de Santa María de los Reales Alcázares y Capellán de la Real Archicofradía de Nuestra Señora de Guadalupe, participando las distintas cofradías, hermandades y asociaciones de la ciudad. Además, durante el transcurso de la novena, los diferentes coros de la ciudad irán amenizando la celebración de la Eucaristía.

El domingo 4 de septiembre, fue la tradicional misa aplicada por todos los cofrades difuntos de la Real Archicofradía y ubetenses difuntos, en especial por los fallecidos en el último año. Y ese mismo día se celebró además, por la mañana, la misa de enfermos, oficiada por el capellán del hospital San Juan de la Cruz, Manuel Galiano.

Por otro lado en la noche del 7 al 8 de septiembre se celebrará la evocación-aparición de Nuestra Señora de Guadalupe, contando con la participación del coros ‘Alma Madre’, aires de la Loma, Pasión Andaluza, Romeros de Santiago y Los Reales.

Procesión

El 8 de septiembre será el gran día de los guadalupanos. Señalado como fiesta local en el calendario de la vecina ciudad de Úbeda, la jornada arrancará con la celebración de la Solemne Fiesta Principal. Será a las 11.30 horas y estará presidida por el Arcipreste de Úbeda, Rector de la Basílica de Santa María de los Reales Alcázares y Capellán de la Real Archicofradía, Antonio Vela, y concelebrada por los sacerdotes y clero en general. En ella, participará también la Agrupación Coral Virgen de Guadalupe.

Tras la celebración de la tradicional comida de hermandad, fieles y devotos tienen una cita a las 20.00 horas con la Patrona, momento en el que la Virgen procesionará por las calles de la ciudad. Partirá desde la Basílica de Santa María, con la asistencia de la Real Archicofradía, romeras, clero, autoridades civiles y militares, horquilleros, cofradías de Semana Santa y Gloria, hermandades, asociaciones religiosas, Agrupación Musical Ubetense y pueblo en general.

La procesión recorrerá la Plaza Vázquez de Molina, Juan Ruiz González, Plaza Primero de Mayo, Montiel, Corredera, Plaza de Andalucía y entrada en la Iglesia de la Santísima Trinidad. 

La sagrada imagen residirá en este templo durante toda la semana hasta su partida al Santuario, en conmemoración de su estancia en la capilla del Hospital de Santiago, tal y como disponen los Estatutos de la Real Archicofradía. Las mujeres que quieran acompañar a la Virgen en la procesión deberán ir ataviadas con mantilla española.

Traslado

Como previo al traslado de la imagen, el sábado 10 de septiembre todo aquel que así lo deseé podrá besar el manto de la Virgen en horario de apertura del templo de la Santísima Trinidad.

Ya el domingo, 11 de septiembre, los ubetenses tendrán que despedir a su Patrona. A las 6.30 de la mañana, en la Iglesia de la Santísima Trinidad, se celebrará la Eucaristía que dará paso al traslado de la bella imagen al Molino de Lázaro, donde será despedida por José Joaquín Arándiga Navajas. A la llegada al Santuario, se celebrará una nueva Eucaristía en la que participará el Coro Pasión Andaluza.

Para quienes no puedan acompañar a la Virgen en el camino, la Archicofradía flotará un autobús que saldrá hacia el Santuario desde la Gasolinera de Cuatro Caminos, después de la despedida