Sin imágenes

COLECCIONABLE BAEZA

BAEZA, 1511-1526.

Casas Cosistoriales AltasSituadas en la Plaza de Santa María y perpendicularmente a la catedral, es uno de los edificios de más significación para la ciudad puesto que fue sede del Concejo de Baeza desde comienzos del siglo XVI.

Este edificio perteneció a la familia Cabrera durante el siglo XV, acaudalada familia baezana que, a finales de aquel sigo o principios del XVI, la cederá al Concejo para que este ubicase allí la sede de las Casas Consistoriales. De esta forma y debido a su mal estado, entre 1511 y 1526, se acometerán reformas para destinarlas a este fin. Sobre todo, las actuaciones más importantes se realizaron en la fachada, que amenazaban por entonces seria ruina y derrumbe.

Dichas reformas consistirán, en la actuación sobre la fachada, como hemos dicho, y en la elevación con un cuerpo más del edificio. Su fachada pertenece al estilo gótico final, lenguaje artístico adoptado por la oficialidad en estos inicios del siglo XVI. Posee dos cuerpos en altura divididos entre sí por una cornisa y recorridos en vertical por tres contrafuertes cilíndricos.

En el piso bajo o inferior, encontramos tres vanos. La puerta de acceso, conformada por un arco conopial resaltado con dovelaje radial desde la línea de imposta. La portada se enmarca por un alfiz que descansa sobre baquetones.

Los otros dos vanos, conforman ventanas, siendo la central adintelada y moldurada y la situada en la torre, de medio punto con dovelas resaltando su rosca, de forma similar a las de la puerta.

El cuerpo superior, piso noble por excelencia y como así delata su rica decoración, alberga ventanas espléndidamente decoradas y escudos diversos. De esta forma encontramos sendas ventanas con arco conopial y parteluz, sobre antepecho con profusa decoración vegetal y geométrica que flanquea las Armas enmarcadas por una moldura de Juana la Loca y Felipe el Hermoso.

Más al exterior, y también enmarcados – aunque con proporciones más reducidas – , vemos los Escudos de la Ciudad.

La parte más al norte de este edificio es una auténtica torre, situada entre contrafuertes cilíndricos. En el segundo cuerpo se sitúan las Armas del César Carlos V entre sendas columnillas con decoración y bajo él, una ventana conopial y lobulada con rica decoración de carácter gótico flanqueada por sendos escudos, uno de Baeza y otro del Corregidor D. Álvaro de Lugo.

En la fachada norte se abre tan solo un hueco rectangular, enmarcado por columnas y un sutil frontón con estrías en su tímpano como remate. Se completa esta fachada con dos escudos de Baeza y uno del Emperador Carlos V.

Pueden apreciarse aquí las anillas que, al menos en el siglo XVIII, servían para colocar entoldar este espacio para la procesión del Córpus Christi.

En el interior, encontramos primeramente el vestíbulo, cubierto por una interesante armadura de madera policromada del siglo XVI.

Las salas del piso alto, sufrieron modificaciones a finales del siglo XVIII, como indica la presencia de la heráldica de la Casa de Borbón.

Debido a que el barrio del Alcázar se despoblaba con el paso del tiempo y puesto que la vida social y actos públicos de la ciudad se desarrollaba en el Paseo del Mercado, lo que es hoy el Paseo de la Constitución, el Concejo construirá allí, a finales del siglo XVII, las llamadas Casas Consistoriales Bajas, con el fin de tener un lugar de privilegio en donde asistir a los actos públicos y festividades que se desarrollaban en Baeza.

Actualmente, las Casas Consistoriales Altas alberga el Conservatorio de Música Ramos Pareja.

FRANCISCO JAVIER RUIZ RAMOS

SIGLO XVI

Ayuntamiento de BaezaEste magnífico edificio albergaba la Casa de Corregidores y Cárcel de la ciudad de Baeza. Barajando las fechas de su construcción, nos surgen dudas. La inscripción que aparece en la cartela de la portada derecha lleva la fecha de 1559. ¿Es esta su fecha de construcción o alude a una remodelación posterior? Lo avanzado de la fecha no se corresponde con la decoración totalmente plateresca. Hay elementos como la puerta con arco de medio punto flaqueada por cariátides sobre ménsulas situada en el lado izquierdo de la fachada, que se despega un poco del conjunto. Se ha venido atribuyendo el edificio, no sin dudas, a Andrés de Vandelvira. Cierto es, que son muchos los rasgos típicos del arquitecto que adornan la fachada pero hay otros que muestran un estilo más retardatario y menos acorde con la madurez que el arquitecto había alcanzado en estas fechas. No obstante, actualmente estamos en condiciones de afirmar según el profesor Galera Andreu, que esta antigua Casa de Corregidores y Cárcel se debe al arquitecto alcaraceño. Es un edifico de dos plantas separadas por un entablamento acanalado de hojas de acanto. En el primer cuerpo tenemos dos puertas y entre ellas dos magníficos vanos adintelados enmarcados por rosetas y guarnición plateresca. A la derecha, se sitúa la puerta del Palacio de Justicia que daba acceso a la casa del Corregidor. Está enmarcada por un arco escarzano estriado, sobre jambas molduradas con pedestales a los lados. Sobre el conjunto se sitúa una cartela que lleva la mencionada fecha de 1559 y el nombre del corregidor de la ciudad, Don Juan de Borja. A los lados del arco se sitúan dos columnas de orden corintio de fuste estriado con mascarones, guirnaldas y angelitos sobre pedestales. La portada de la izquierda se corresponde con la de acceso a la cárcel. Consta de un arco de medio punto con dovelas radiales y ménsula en la clave. Las figuras de la Caridad y la Justicia, junto con una serie de cartelas con inscripciones, completan la decoración. En el piso superior tenemos cuatro balcones ordenados al modo serliano. Los vanos se flanquean por pilastras sobre pedestales donde destacan también dos finas columnillas. Tanto los arcos como los fustes de las pilastras y frisos, están decorados con candelabros, trofeos, mascarones y figuras. Hay un quinto balcón en la parte derecha que fue añadido posteriormente. Entre los vanos encontramos escudos heráldicos. En el centro se sitúa el escudo del monarca Felipe II con el águila de San Juan que sujeta un escudo coronado. A la izquierda se sitúa el escudo de Baeza y a la derecha el del Corregidor. Esta composición aparece en numerosas construcciones de carácter civil de la ciudad como el arco de Villalar, las antiguas Carnicerías o la Audiencia Civil. Coronando el edificio tenemos una espléndida cornisa de amplios vuelos apoyados por ménsulas de distinta decoración, cada una de ellas alternando con sofitos decorados. Al interior se acede a través de un vestíbulo que presenta una arquería de triple arco de medio punto con ménsula en la clave sobre columnas toscanas con plinto. Las enjutas llevan dos escudos, de Baeza y del linaje de los Benavides. El acceso a la primera planta se realiza a través de una escalera imperial abalaustrada con cúpula gallonada sobre pechinas. Hemos de destacar la Sala Capitular cubierta por un magnífico alfarje renacentista trasladado desde el Convento de San Antonio.

Este edificio como muchos de la ciudad, conoció la ruina y a lo largo del siglo XVII, se llevaron a cabo numerosas mejoras. En el siglo XVIII el Corregidor decide realizar una serie de reformas en la zona de su vivienda que caen justamente sobre el despacho y el corredor principal, así como la fachada que amenazaba ruina.

Desde 1867 se transforma en Ayuntamiento albergando los Juzgados de Instrucción y Comarcal.

ROSA MARÍA LÓPEZ RUZ