Sin imágenes
BAEZA, SEGUNDO TERCIO DEL SIGLO XVI.

Audiencia Civil y Escribanías PúblicasDentro de las actuaciones promovidas por el concejo baezano durante el siglo XVI para mejorar los servicios públicos en la localidad, encontramos este bello ejemplo de la arquitectura civil, la Audiencia y Escribanías Públicas, también conocida como Casa del Pópulo.

El Concejo de Baeza solicitará permiso para la construcción de la Audiencia a principios del siglo XVI, obteniéndose la pretendida autorización en 1511, hecho pese al cual, no impedirá que las obras se comiencen algunos años después.

El edificio que finalmente llega a realizarse tendría una doble función: las estancias bajas para los oficios de Escribanos y el cuerpos superior para Audiencia Civil.

Para la realización del edificio se eligió como emplazamiento la llamada Plaza del Pópulo, junto a la Puerta de Jaén, lo que determinó que se tuviese que eliminar parte de la muralla de la ciudad que por allí discurría. De igual forma se tuvo que mantener la condición de conservar una antigua capilla y un altar donde se daba culto a un lienzo, hoy desaparecido, de la Virgen del Pópulo y ante el que, según la tradición, los guerreros baezanos oraban con devoción antes de salir de la ciudad a enfrentarse con los ejércitos musulmanes, lo que avala la antigua afirmación de que, fue en este mismo lugar donde se ofició la primera misa tras la definitiva conquista de la ciudad por Fernando III el Santo, en 1227.

Sabemos que en 1558 existía ya el edificio, dedicado a Audiencia y manteniéndose, como hemos dicho, la Capilla y Altar. Sin embargo, aquel mismo año, se solicita el permiso para realizar en el cuerpo bajo, las pertinentes obras para acondicionarlo a Escribanías Públicas, con las que se mantendría económicamente el Altar y al capellán. Así, en 1584, las Escribanías se encontraban en este lugar.

Actualmente el edificio es Oficina de Turismo desde 1964.

El edificio consta de dos cuerpos bien definidos. En el primero de ellos se abren seix vanos adintelados entre finas columnas con capiteles decorados con cabezas y elementos vegetales. En la clave de estos vanos, vemos escudos con las Armas de Baeza.

Una cornisa marca la transición al segundo cuerpo y sobre ella, vemos siete leones apostados sobre un basamento.

El segundo cuerpo, al que se accede por una sencilla puerta adintelada y moldurada situada en la parte trasera, alberga una rica y profusa decoración característica del primer renacimiento.

En este cuerpo, hay cinco ventanas adinteladas entre columnas abalaustradas que sostienen un rico friso decorado con elementos protorrenacentistas, rematándose con agudos frontones triangulares decorados profusamente con pináculos, figuras humanas, elementos vegetales, etc.

Bajo estas ventanas vemos medallones con las efigies de Marco Marcelo, Medea, Muscio Escevolo y Octaviano.

En el centro se sitúa un gran Escudo Imperial, apareciendo también en las entrecalles inmediatas, el del corregidor Guevara y el de la Ciudad.

Como coronamiento, vemos una cornisa con decoración de dentellones y gárgolas de tradición medieval.

Sin lugar a dudas, este edificio constituye una excelente muestra de la arquitectura civil realizada bajo los auspicios de un primitivo renacimiento, que encontrará en estas tierras, una excepcional acogida como así lo demuestran la enorme cantidad de ejemplos aún existentes.

FRANCISCO JAVIER RUIZ RAMOS