Sin imágenes
Palacio del Dean OrtegaDécada de 1540-1550.

Junto a la Sacra Capilla del Salvador, se levanta este insigne palacio construido muy entrado el siglo XVI a instancias de D. Fernando Ortega Salido, Deán de Málaga, Chantre de la Iglesia Colegial de Santa María de los Reales Alcázares y primer Capellán de la Sacra Capilla de El Salvador. Hombre de confianza de Don Francisco de los Cobos, ligado a sus intereses y relaciones, fue un activo mentor de obras tan importantes como la Catedral de Málaga, la Sacra Capilla de El Salvador o sus propias fundaciones como la Capilla de la Iglesia de San Nicolás o este palacio que se erige entre 1540-1550. No se conoce con seguridad el nombre del tracista. Quizá se trate de Luis de Vega, arquitecto muy vinculado a Francisco de los Cobos. Un documento nos dice que el carpintero Diego de Ocón aceptó en 1550 las condiciones para la realización de las puertas del palacio como mandó Luis de Vega, aunque ésto solo nos indicaría su intervención diseñando la carpintería. Si comparamos obras del arquitecto como el Palacio que mandó edificar Francisco de los Cobos en Valladolid, el modelo ubetense se aleja de los modelos castellanos sobre todo en el patio de columnas delgadas de tradición nazarí. También podemos pensar en Andrés de Vandelvira que en estas fechas trabaja en El Salvador bajo la administración y tutela del Deán. Es difícil por tanto llegar a una conclusión. No obstante, se aprecia la influencia de este último maestro en gran parte de la construcción. Palacio extremadamente sobrio y severo de concepción horizontal de clara influencia italianizante, posee una fachada dividida en dos cuerpos sobre zócalo separados por una cornisa. La influencia vandelviresca se deja sentir en el edificio en las puertas adinteladas, los balcones esquinados con la columnilla de mármol blanco que se aprecia en otros palacios como el Vela de los Cobos. La portada principal posee una magnífica puerta adintelada de inspiración serliana, típica de la arquitectura civil de Vandelvira y enmarcada por dos columnas de orden dórico Sobre la portada, las armas de los Ortega sostenidas por ángeles. Las ventanas de este primer cuerpo se coronan con frontón triangular. Fueron alargadas en fechas posteriores pudiéndose observar la tipología de las primitivas en la fachada lateral derecha. El segundo cuerpo posee balcones rematados por una cornisa, sobre la cual se sitúa un pequeño cuerpo almohadillado en forma de cartela enmarcado en sus laterales por volutas. Las cartelas se rematan a su vez con un frontón curvo abierto. Sobre este segundo cuerpo una cornisa-entablamento con friso abombado y saliente recorrido con una decoración de grandes ovas clásicas. Este motivo decorativo es característico de la arquitectura clásica y podemos verlo decorando molduras de tamaño más pequeño. Sin embargo, en este caso, vemos como la decoración se extiende en una superficie de mayor dimensión. Destaca a lo largo de toda la fachada el perfecto estudio de la simetría y la regularidad en todos los vanos. Se concibe como un ente compacto con reminiscencias del medievo.

Tipológicamente, la planta del edificio es rectangular y se articula entorno a un patio, intimista y en cierta medida reducido si tenemos en cuenta las dimensiones de la fachada Posee doble arcada y delgadas columnas enraizadas en el arte nazarí, de mármol de extraordinaria factura. Los escudos nobiliarios de este tipo de edificaciones, dejan paso en este caso a simples espejos pétreos que decoran las enjutas de los arcos.

El 10 de Noviembre de 1930 se convirtió en Parador del Condestable Dávalos del Patronato Nacional de Turismo.

ROSA MARÍA LÓPEZ RUZ.