El Tiempo

Busqueda

anapastorministra

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha asistido este lunes al acto de puesta en servicio del tramo de las localidades jiennenses de Ibros - Úbeda de la autovía A-32 Linares-Albacete que discurre entre el cruce con la carretera de acceso a Ibros y las proximidades de Úbeda. Con esta actuación, a la que se han destinado más de 67 millones de euros, se abren al tráfico 15,1 kilómetros de autovía de nuevo trazado y una velocidad de proyecto de 120 kilómetros por hora que acerca las localidades de Linares y Úbeda.

De esta forma, los aproximadamente 10.000 vehículos que recorren diariamente este itinerario se verán beneficiados por esta autovía, evitando el tránsito por las tres travesías de las localidades de Canena, Rus y La Yedra, lo que supondrá una importante mejora para la seguridad vial.

 

En concreto, el nuevo tramo de autovía comienza en el entorno de la conexión de la carretera N-322 con la carretera JA-6101, de acceso a la localidad de Ibros, y discurre en sus primeros cinco kilómetros en una franja paralela a la N-322 por su margen derecha, dejando la N-322 como vía de servicio para acceso a las diferentes fincas dedicadas principalmente al cultivo del olivar.

 

En esta zona se ubica el enlace de Canena que permite la conexión con la N-322 a través de la que se seguirá accediendo a las poblaciones de Canena, Rus y La Yedra. Desde este punto, la autovía inicia un nuevo trazado en variante, al sur de los núcleos de población indicados, hasta llegar prácticamente al final del tramo para conectar nuevamente con la N-322, entre Baeza y Úbeda, y próximo a la autovía del Olivar, A-316, de titularidad autonómica, mediante un semienlace que permite los movimientos del lado Úbeda.

 

El trazado es suave con desmontes y terraplenes que puntualmente alcanzan los 20 metros de altura y en el que se incluye el viaducto sobre el barranco de Canena con una longitud de 168 metros. Además, se han realizado caminos de servicio para garantizar la accesibilidad a las diferentes fincas afectadas y actuaciones puntuales para reducir la gran erosionabilidad de los terrenos de la zona, consiguiendo la permeabilidad de la autovía con la construcción de aproximadamente 70 obras de drenaje transversal.

 

De otro lado, la ejecución de las obras se ha realizado de acuerdo con la declaración de impacto ambiental del itinerario y se han adoptado las medidas de prevención y corrección previstas en el proyecto, entre las que de destacan trabajos de prospección arqueológica, restauración ambiental de trazados de carretera antiguos, limpieza y restauración de cauces y riberas, mejora de las condiciones del hábitat, protección de aves en torres eléctricas y colocación de pantallas antirruido. Estas medidas han supuesto una inversión aproximada de 2,60 millones de euros.