Sin imágenes

plan vialidad  invernalEl consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, ha presentado en Úbeda, junto a la alcadesa, Antonia Olvares, y el Delegado de Fomento  ey Vivienda, José Manuel Higuras, el  Plan de Vialidad Invernal 2018-2019, programación del Gobierno andaluz para garantizar la seguridad vial en caso de nevadas y heladas, un dispositivo que está está compuesto  por 37 quitanieves, 104 vehículos y 417 profesionales que asegurarán en más de 2.000 kilómetros de carreteras la conducción en óptimas condiciones durante los temporales.

López ha destacado que “este dispositivo ya activado pretende asegurar la vialidad en la red autonómica y dar una respuesta lo más rápida y eficaz posible frente a cualquier inclemencia meteorológica, especialmente en aquellas vías que se encuentran a una altitud superior a los 500 metros y que conforma casi el 40 por ciento de las carreteras y en las que existe un mayor riesgo de nevadas y heladas”. 

Dicho Plan --activo hasta finales de marzo y mayo en el caso de Sierra Nevada--, engloba a las cuatro provincias andaluzas donde la incidencia de las inclemencias meteorológicas es mayor, es decir, Almería, Granada, Jaén y Málaga. En total suman 2.021 kilómetros de carreteras de especial vigilancia por técnicos, que cuentan con vehículos de diferente tipo como retroexcavadoras, tractores, furgonetas, palas cargadoras o todoterrenos, así como con 5.300 toneladas de fundentes, sobre todo sal.

Serán 15 centros de Conservación Integral los que participen en este dispositivo, de los que Chirivel, Fiñana y Huécija pertenecen a Almería; Santa Fe, Guadix, Cúllar, Cádiar y Alhendín, a la provincia de Granada; Beas de Segura, Jamilena, Peal de Becerro y Úbeda, en Jaén, y La Viñuela, Antequera y Ronda, en Málaga. A ellos se sumarán los centros operativos en las provincias, situados en Huércal-Overa y Tíjola, para la provincia almeriense, y en Granada capital, Las Salinas y Las Víboras (Sierra Nevada), Puerto Lobo (Huétor Santiollán) y Baza (2) en Granada.

A pesar de no situarse en zonas de especial incidencia, el resto de centros de conservación, hasta 35 que se distribuyen por todo el territorio andaluz, y centros operativos (28), disponen de la capacidad operativa para poder proporcionar, en caso necesario, la dotación y maquinaria para atender episodios de inclemencia meteorológica en el resto de la comunidad autónoma.

La mayor parte de la red autonómica de carreteras, un 60 por ciento se mantiene por debajo de la cota de 500 metros, donde por regla general no existen problemas de tráfico en el periodo invernal. En cambio, un 8,5 por ciento se ubica justo en el lado opuesto, por encima de los 1.000 metros, donde son más que previsibles conflictos por presencia de heladas y nevadas. Estas especiales condiciones de emplazamiento de una parte de la red obligan precisamente al desarrollo de este tipo de actividades que eviten que las condiciones climatológicas pongan en riesgo la funcionalidad y la seguridad de las infraestructuras.