El Tiempo

Busqueda

pablotiyoEl alfarero Juan Pablo Martínez “Tito” ha sido seleccionado por la Fundación Tres Culturas para participar en un proyecto de creación artística en Marruecos junto a otros siete artistas (otros tres andaluces y cuatro marroquíes). La cita se desarrollódel 24 al 31 de agosto en la ciudad de Oued Laou, uno de los centros alfareros más tradicionales del norte de Marruecos, que, coincidiendo con estas fechas, celebra el Festival Al-Lama.

 

Esta iniciativa forma parte del proyecto europeo ´Creamos` que desarrolla la Fundación Tres Culturas con el objetivo de poner en marcha acciones vinculadas a la creatividad artística entre Andalucía y Marruecos. La actividad, orientada a fines sociales, pone en contacto a estudiantes, licenciados e investigadores en artes plásticas de las dos orillas.

 

Artesanía e investigación académica

Juan Pablo Tito, que ha seguido los pasos de su padre, Juan Martínez Villacañas - Premio Nacional de Artesanía en 2006 y Premio Nacional de Cerámica en 2011- compagina su trabajo en el taller de Alfarería TITO con la investigación académica en la Universidad de Granada, donde en la actualidad desarrolla su tesis sobre la valoración y conocimiento de la alfarería, así como sus posibilidades artísticas y comerciales.  

Durante estos días los ocho artistas convivirán y conocerán el trabajo y el proceso de creación de las mujeres dedicadas a elaborar productos de cerámica en las distintas aldeas de la región de Oued Laou. La producción de enseres domésticos a partir de la arcilla es una tarea que sólo desempeñan las mujeres, desde jóvenes y hasta edades muy avanzadas, pasando los conocimientos de madres a hijas y de generación en generación.

 

Una visión particular

Para Juan Pablo Tito esta experiencia viene a sumarse al carácter reivindicativo que como alfarero, impregnado de la tradición islámica y judía, defiende en su obra y en su tesis doctoral sobre la importancia de las alfareras y alfareros en la Historia del Arte. Así, considera necesario reubicar lo artesano dentro del arte en general y dentro del arte de vanguardia en particular. “Veo imprescindible el reconocimiento del productor artesano, que aporta mediante el trabajo su lenguaje milenario y sus valores de progreso a la sociedad contemporánea”, afirma.

 

Tras el trabajo de campo y el intercambio de experiencias con mujeres alfareras de las aldeas locales, Juan Pablo Tito y los otros siete artistas realizarán una intervención en el paisaje, a modo de obra final, que tomará como punto de partida la tradición milenaria del barro y que se desarrollará con una absoluta libertad creativa mediante la cooperación y el enriquecimiento mutuo de culturas. En definitiva, se trata de acercar posiciones y aunar esfuerzos para lograr objetivos comunes, donde además se favorezca la comunicación y el entendimiento en la diversidad y la diferencia.