Sin imágenes

maricarmen obrasLa concejal de Urbanismo, María del Carmen García, ha informado de los temas tratados en Comisión, entre ellos la firma de un convenio urbanístico que permitirá la apertura de la calle que comunica Forjadores con Risquillo Bajo. Un “punto negro”, según la edil, “que no llevábamos en nuestro proyecto de ciudad, pero que hemos solventado”, asegura.

De esta forma, los vecinos de las viviendas que obstaculizan la apertura de esta arteria, han procedido a su cesión al Ayuntamiento y se comprometen a las obras de urbanización y demolición de estos edificios. El convenio contempla una cronología “para que no quede en aguas de borrajas” ya que, según ha explicado, en 2010 hubo un convenio como “solución incipiente a este asunto”, pero que sólo afectaba a dos fincas de las viviendas que obstruyen la apertura de esta calle. 

El nuevo convenio, tras pasar por licitación pública para las posibles alegaciones, pasará por Pleno para que la empresa, en un plazo de ejecución, proceda de la demolición. “En breve veremos ese vial realizado y ese problema desatascado”, ha aclarado la concejal de Urbanismo. 

Urbanización Bétula

Otro de los asuntos tratados en Comisión ha sido la modificación para la ampliación del número de densidad de viviendas por hectárea, de 50 a 75, y afirma la edil, “demandada desde hacía años por la urbanización Bétula”. Al respecto, ha explicado que tras un largo proceso de tramitación, “se ha dado un paso más, repercutiendo en beneficio de la ciudadanía, que es para lo que siempre está este equipo de Gobierno”.