El Tiempo

Busqueda

El gerente de la Asociación Local de Comercio, Industria y Servicios, Jesús Escalzo, ha dado a conocer el borrador de ordenanza sobre hostelería. Un documento que surge de la colaboración con el Ayuntamiento de Úbeda, en concreto con el Área de Urbanismo y los técnicos responsables de la materia.
La nueva ordenanza es el resultado de una serie de modificaciones realizadas en el primer documento presentado por el Consistorio; unos cambios que han venido motivados por la disconformidad de Alciser en algunos puntos del mismo, al considerar que no representaba los intereses del sector empresarial. AUTORIZACIÓN
El tema que más preocupaba al colectivo era el de la autorización de los vecinos y los comercios. En un primer momento se establecía en la ordenanza que era necesario contar con la autorización de la comunidad de vecinos que vivían en el edificio en cuyos bajos se iba a instalar la terraza, e incluso de los comercios aledaños. Desde Alciser consideraban que "no era lógico" y que "atentaba" contra los intereses empresariales.

La nueva ordenanza, sin embargo, recoge la propuesta realizada por la asociación de comerciantes, consensuada con todos sus socios. "Nosotros entendemos que, si está bien puesta, no tiene por qué molestar a los vecinos", explica Escalzo, quien ha puesto el acento en detalles tales como dejar un acceso de un metro y medio a los vecinos para facilitar su entrada y salida del edificio.

 En el caso de los comercios, desde Alciser insisten que no es preciso su autorización para la instalación de una terraza; eso sí, de existir coincidencia horaria, habría que llegar a un entendimiento entre ambas partes. En este caso, Alciser, como asociación empresarial multisectorial, sería la encargada de mediar para garantizar los intereses de los comerciantes y los hosteleros.

MESAS
Del mismo modo, el primer borrador presentado por el Ayuntamiento de Úbeda establecía un mínimo de cuatro mesas por terraza. Para Alciser, esta premisa no representaba la distinta capacidad de trabajo de los hosteleros, por lo que la propuesta presentada por este colectivo ascendía a seis mesas como mínimo por establecimiento y veinte como máximo.

Además, el nuevo documento también regula los pasos de cebra que deben existir entre el establecimiento y la terraza, cuando ésta no se encuentra junto al bar o restaurante; o los metros que deben existir entre ambos; un mayor número de metros de longitud en las terrazas (un mínimo de 15 cuando se instala en las aceras y 20 en calzada). Aspectos técnicos con los que Alciser no estaba de acuerdo y que ahora se han consensuado en el nuevo borrador para que el empresario pueda rentabilizar sus terrazas.

En cuanto a la unificación de las terrazas, se ha acordado también con el Ayuntamiento la presentación de distintos modelos para que, a partir de ahora, el empresario que quiera instalar una terraza, pueda elegir entre las diversas posibilidades. La ordenanza contará con una disposición transitoria de tres años, tiempo  durante el cual todos los hosteleros deberán adaptarse a esta medida.

LICENCIA
Si hasta ahora las licencias se solicitaban anualmente, abonando el empresario la correspondiente fianza, a partir de ahora dicha fianza se dejará indefinidamente en el Ayuntamiento, siempre y cuando el empresario esté dispuesto a comprar la terraza en años sucesivos. A quien ya no esté interesado, se procederá a su devolución. De esta forma, se evitará el trámite de tener que depositar cada año la nueva fianza y retirar la del ejercicio anterior.

Por otra parte, se ha acordado también un modelo de autorización más completo e informativo, en el que aparecerá el nombre del establecimiento; la distribución y número de las mesas de la terraza; el tiempo de vigencia de la licencia; y el aforo del establecimiento.

RÉGIMEN SANCIONADOR
En este punto, desde Alciser han sido muy estrictos, al considerar que, en tiempos de crisis, la competencia desleal se incrementa. Así las cosas, la asociación manifiesta que existen establecimientos (algunos de ellos socios de Alciser) que no están abonando las licencias y tasas necesarias para la instalación de terrazas.

Por ello, han solicitado al Ayuntamiento que sea "muy estricto" en estos casos para que el sector no tenga que luchar en desigualdad de condiciones. "El que no cumpla las condiciones, que se le imponga la sanción correspondiente", señala Escalzo, quien además explica que se está barajando la posibilidad de que ante un incumplimiento grave, no se le permita al establecimiento la instalación de la terraza al año siguiente.