Sin imágenes

acto institucional machadoBaeza ha celebrado un acto institucional para nombrar a  Antonio Machado Hijo Adoptivo a título póstumo de la ciudad.El nombramiento fue aprobado el pasado 4 de febrero por  unanimidad de la Coorperación local, ya que recaen en él méritos más que sobrados para unir por siempre su nombre al de Baeza, a la que dejo inmortalizada en sus poemas.

Con este reconocimiento se pretende reforzar la vinculación con uno de los mejores poetas españoles, que llegó a Baeza en 1912 para impartir clases de francés en su instituto. Los sobrinos-nietos del escritor Manuel Álvarez Machado y Carlos y Mercedes de Lecea Machado han sido los encargados de recoger la distinción. Este nombramiento era una deuda pendiente de Baeza, que ha sido saldada  con una de las personalidades más importantes de la Literatura y todo un símbolo.  Hoy hace 80 años que Antonio Machado está ausente pero no olvidado ya que su poesía y su palabra siguen muy vivas.

beatriz machadoBeatriz Martín, concejala de Presidencia, ha declarado que “Machado ha sido uno de nuestros vecinos más ilustres que situó a Baeza, con sus versos, en el imaginario colectivo universal. Una parte importante de su obra se concibió y produjo en nuestra ciudad, además Baeza supuso un antes y un después en su trayectoria vital y literaria” que finalizaba su discurso diciendo que “lo que esta tarde está sucediendo no es más que un acto de Justicia con el que fuera nuestro vecino más reconocido e ilustre”.

Antonio Machado llegó a Baeza en 1912, en pleno duelo por la muerte de su esposa Leonor Izquierdo. Había cambiado la tierra castellana por la andaluza, y se encontró un “pueblo entre andaluz y manchego” que hoy, 100 años más tarde, dista mucho del que encontró. Baeza ha sido reconocida como Ciudad Patrimonio Mundial y aquel sentimiento negativo que sintió a su llegada cambió con el tiempo, llevándola a su marcha en lo más profundo, en sus sueños. 

Este acto institucional, enmarcado en la XIII Semana Machadiana, comenzó a las ocho de la tarde y, además de los poemas leídos por Juan Padilla, quien ha traído aún más el recuerdo de Antonio a Baeza, ha finalizado con el espectáculo de danza 'Estos días azules', a cargo de la Compañía Improvisada. Sus sobrinos, depositarios de su legado, afirmaban haber recibido el legado de su tío a través de las historias que su madre les contaba.