mascarilla protecinEl IES Andrés de Vandelvira de Baeza ha puesto  sus tres impresoras 3D a trabajar para realizar máscaras de protección ante el COVID-19. La  iniciativa que surge a nivel andaluz y que ya se ha puesto en marcha en nuestra ciudad gracias a Jesús Marín, un alumno de 2º de bachillerato  y Ángel Marín, profesor del centro y dos baezanos que disponen también de impresoras 3D en casa como Juan Carlos Delgado y Álvaro Carrillo.

Se trata de un protector facial impreso en 3D que protege toda la cara y se coloca sobre una máscara quirúrgica convencional. Protege los ojos y bloquea más eficazmente la propagación de gérmenes. El tiempo de producción de cada una de las máscaras es en torno a una hora. 

Los materiales necesarios para la fabricación de estas máscaras son acetato, filamento de impresoras 3D y gomas elásticas de mercería.  

El Ayuntamiento indicado que gracias a las impresoras 3D se pueden fabricar estas máscaras de protección de manera "fácil y segura". Las primeras  serán destinadas a los sanitarios del Centro de Salud 'Carlos Sierra' y la Residencia de Mayores 'Purísima Concepción' y, a partir de ahí, la prioridad serán aquellos centros y colectivos que más lo necesiten. 

Los materiales para la fabricación de estas máscaras de pantalla están siendo financiados por el Ayuntamiento de Baeza y con la colaboración altruista de los comercios locales, que se volcaron desde el inicio con la donación de materiales, como las papelerías 'El Principito' y 'Machado' o la mercería 'Enim'.

Desde el Consistorio se ha animado  a todas las personas que quieran participar en esta iniciativa y dispongan de impresoras 3D en casa a que se pongan en contacto con el Ayuntamiento de Baeza.