Se busca su procedencia ya que “en principio no coincide con los ejemplares radiomarcados en Andalucía”

El lince ibérico aparecido en un árbol de Úbeda.
El lince ibérico aparecido en un árbol de Úbeda.

El lince ibérico que ha aparecido este viernes en Úbeda, encaramado a un árbol dentro de la parcela de una vivienda ha sido capturado “en buen estado”, según han informado desde la Junta de Andalucía. Ha sido trasladado al centro de cría del lince ibérico La Olivilla, en el Parque Natural Despeñaperros.

La intervención ha sido desarrollada por técnicos del Equipo Lince que se habían desplazado al lugar dentro del dispositivo establecido por la Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul tras recibir el aviso de la presencia del animal.

Había sido visto este jueves por el cementerio, según ha indicado a los periodistas la concejala ubetense de Medio Ambiente, María del Carmen García. El personal de este área “dio aviso a la Consejería de Medio Ambiente y “se le estuvo siguiendo un poco el rastro”. Una vez vez constatado que salió del casco urbano hacia el campo abierto, se dio por terminada esa actuación.

Sin embargo, este viernes ha aparecido en un chalé de la Colonia de San Rafael, de manera que la Junta estableció un operativo “tras recibir una llamada a través de los agentes de Medio Ambiente” después de que, al parecer, los propietarios escucharan ruidos en el jardín y se diera aviso a los servicios de emergencia.

De este modo y dada la protección que tiene esta especie en peligro de extinción, se puso en marcha un dispositivo con miembros del Equipo Lince. Estos “expertos en la conservación del lince en la provincia” se desplazaron hasta el lugar, que ha permanecido acordonado ante el “estrés” que podía sufrir este ejemplar y en el que también han estado otros servicios como Policía Local y Bomberos.

En primera instancia, se intentó hacer bajar del árbol colocando una trampa con conejos vivos, a la espera de la llegada de una veterinaria desde Huelva que forma parte también del programa de protección de esta especie y le ha sido suministrado un dardo tranquilizante, según han precisado desde el Ayuntamiento de Úbeda.

Por otro lado, la Junta está pendiente de confirmar la procedencia de este lince ibérico, ya que “está radiomarcado y, en principio no coincide con los ejemplares radiomcarcados en Andalucía”. A la espera de determinarla, lo que sí refleja su presencia en Úbeda es el buen funcionamiento del programa para la conservación de esta especie y “la expansión que está teniendo”, ya que “no es nada habitual que este felino aparezca en el casco urbano de una ciudad”.