diego soriano alcalde begijarEl alcalde de Begíjar, el socialista Diego Soriano, manifiesta su “malestar” con la Junta de Andalucía por no haber recibido la invitación institucional para la inauguración de la zona de urgencias en el Centro de Salud de Baeza, destinado a la atención de vecinos y vecinas de las localidades de Baeza, Ibros, Lupión y Begíjar.  “Demuestran una vez más la falta de lealtad institucional con los representantes de los pueblos de nuestra provincia”, subraya Soriano.

“Nos alegramos que este espacio sanitario se ponga en funcionamiento y al servicio de la población, pero es inconcebible que si este centro va a atender a los begijeños y begijeñas no convoquen a su representante”, remarca.Por ello, lo ve como “una falta de respeto a la totalidad del pueblo de Begíjar”.

“Es triste que la Junta haya inaugurado estas instalaciones sanitarias, que cuentan con consultas decoradas con fotos de cada municipio de la comarca, y que hayan manchado su imagen institucional por su falta de sensibilidad y cooperación con las entidades locales”. “Eso sí, no faltaba ni un representante del Partido Popular de la corporación local de Baeza”.

No obstante, Diego Soriano matiza que “no nos sorprenden estas malas praxis del Gobierno de Andalucía y en concreto de la Consejería de Salud, ya que hemos sufrido un largo listado de despropósitos de su gestión en nuestro municipio”.

En relación con este episodio, Soriano habla de “la falta de coordinación” que ha manifestado la Consejería de Salud para impulsar un protocolo de vacunación frente al Covid-19 en las personas mayores de 80 años, ya que “muchas familias de Begíjar han tenido que llevar a sus padres o abuelos hasta Baeza para que les inyecten la vacuna”. 

“El dispositivo no se ha planteado igual para todos los municipios de la provincia y por tanto para todas las personas mayores que tienen que recibir sus dosis”. “Es especialmente duro para aquellas personas que sufren alguna enfermedad o sufren dificultades de movilidad”.

Por último, Soriano recuerda que la Junta de Andalucía “llegó tarde a la solicitud de cribados masivos cuando nuestra localidad sumaba unos datos escalofriantes de contagios”. “Pedimos insistentemente el cribado cuando más lo necesitábamos y la Consejería de Salud primó a las localidades con mayor población, provocando por ello un agravio comparativo”.