Ángela Hidalgo destaca la labor que se lleva a cabo en este tipo de centros mientras los menores encuentran una familia de acogida

Visita de la delegada de Inclusión Social al Centro de Protección de Menores de Baeza.
Visita de la delegada de Inclusión Social al Centro de Protección de Menores de Baeza.

La Consejería de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad, Ángela Hidalgo, destinó el año pasado 550.000 euros a las 18 plazas residenciales concertadas en el Centro de Protección de Menores ‘La Milagrosa’, de Baeza.

Así lo ha indicado la delegada territorial del ramo, Ángela Hidalgo, en una visita a las instalaciones, gestionadas por las Hijas de la Caridad de San Vicente de Púl, en la que también ha participado la concejala de Infancia y Familias del municipio, para conocer y poner en valor la labor que desarrollan en este espacio en materia de atención integral residencial.

“En centros como este, que visitamos hoy en Baeza, los menores encuentran un verdadero hogar mientras se tramita su paso a una familia de acogida, colaboradora o de adopción, ofreciéndoles un espacio seguro en el que su atención está garantizada”, ha explicado la delegada territorial.

En esta línea, Ángela Hidalgo, ha señalado la necesidad de concienciar sobre la importancia que tiene el lograr el acogimiento de menores que, actualmente, se encuentran en centros de protección del territorio jiennense.
“Necesitamos familias que ofrezcan su cariño y su hogar a estos niños y niñas, ofreciéndoles una alternativa de futuro”, ha asegurado. Al hilo, ha avanzado que, de la mano de la APRAF-Jaén, la Asociación para la Promoción del Acogimiento Familiar en Andalucía, se va a iniciar una nueva campaña “para conseguir 100 nuevas familias de acogimiento, en sus distintas modalidades, para esos menores tutelados en la provincia ”.

Jaén cuenta con dos centros de protección de menores de la Junta, así como con diez centros más gestionados por entidades del tercer sector. “Ponemos en valor la atención que se ofrece en estos centros, donde los menores tienen garantizadas sus necesidades básicas, así como la atención médica y sanitaria que pudieran requerir, formación educativa y asesoramiento psicológico, además de diversas actividades y talleres”, ha concluido la delegada.