Las alumnas participantes están llevando a cabo la formación de operaciones básicas de pisos y alojamientos

María Ángeles Osorio y Francisca Isabel Millán, tras su intervención.
María Ángeles Osorio y Francisca Isabel Millán, tras su intervención.

La concejala de Igualdad, Francisca Isabel Millán y María Ángeles Osorio, representante de Aula Integral de Formación, han hecho un balance del desarrollo de la tercera edición del Programa de Inclusión Social Contra la Discriminación de Género (2023-2024).

La edil ha destacado la importancia de este programa dirigido principalmente a mujeres usuarias del Centro, que han enfrentado desafíos como bajos niveles educativos o trabajos precarios que han limitado su continuidad laboral. En palabras de la concejala, “la idea de este programa nace para motivarlas, para formarlas y mejorar su capacidad a la hora de trabajar y de realizar un trabajo cualificado”.

Esta iniciativa persigue ofrecer formación adecuada al mercado laboral de Úbeda, centrándose en sectores como la hostelería y el turismo. Además de la cualificación, el programa otorga una beca de 500 euros a las participantes, un pequeño incentivo en su proceso de formativo y de búsqueda de empleo. “Sabemos que esta cantidad no soluciona los problemas económicos, pero es un pequeño impulso necesario para muchas de estas mujeres que se encuentran en situaciones difíciles tanto anímica como psicológicamente”, ha señalado Millán.

El programa, ha explicado la responsable municipal, se inició en el año 2021, justo después del año del confinamiento por la Pandemia por Covid, a través de la Concejalía de Igualdad y el Centro Municipal de Información a la Mujer, y se ha convertido en este tiempo en una apuesta consolida del Ayuntamiento de Úbeda.

En su tercer año de implementación, el programa está ofreciendo formación en “Operaciones Básicas de Pisos y Alojamientos”. El curso consta de 300 horas teóricas y 80 horas de prácticas, a través de un programa modular que se realiza para facilitar la conciliación de las asistentes.

Osorio ha desgranado que el enfoque modular del programa permite que las alumnas se cualifiquen de forma progresiva, obteniendo títulos parciales en caso de no completar todo el itinerario. Además, ha enfatizado en la importancia de las prácticas en hoteles locales.

“Actualmente, contamos con casi una veintena de alumnas, incluyendo las del año pasado y las de esta edición. Estamos en la recta final del curso, con las alumnas recibiendo certificados tanto de las prácticas como de la teoría”, ha dicho Osorio.